Títulos Reales Antianos

En
una mezcla de despropósito entre la parcheada lengua inglesa y
el protocolo de la nobleza inglesa, la consorte de un miembro de
la misma recibe al casarse
el nombre de su esposo tal cual, es decir, si Menganita Pi se une al
Conde Fulanito de Tal, pasaría a llamarse Condesa Fulanito de Tal. Ante
tal descalabro de la identidad, la familia real dispone de unos títulos
«boomerang», los cuales, al acabarse las pilas
de su portador, vuelven siempre a la corona. De igual forma en España,
al fallecer don Juan, conde de Barcelona, padre de don Juan Carlos, el
nuevo titular de la ciudad condal pasó a ser el Rey.

 

Pues
bien, si la augusta Isabel no impone cordura y un ducado o titulo
inferior a la nuera de su hijo, Catalina Middleton deberá ser llamada
Princesa Guillermo
de Gales. (Princess William of Wales), puesto que el título de hijo del
príncipe heredero no conlleva otro título per se. De ahí que tanto los
duques de York y los condes de Wessex, futuros duques de Edimburgo,
aceptaran sin rechistar esos ducados, que en
otros ámbitos hubieran sido meros cigarrillos de tabaco negro.

 

Sea
como fuere, y evitando el ducado de Windsor, que trae malos recuerdos a
la soberana, podemos apostar por el ducado de Clarence, (y Ross para
Escocia) si
no fuera porque el último titular falleció a la edad actual de
Guillermo. 

 

En
ANT, el título real va asociado al de la empresa, de manera que Bethant
es Reina-CEO o Reina Presidenta de la compañía y su familia reúne
títulos similares
como príncipes-vicepresidentes, grandes duques-consejeros delegados,
condes-directores o marqueses-con derecho a aparcamiento. 

 

P.S: Tras el cierre de este artículo se anunció que los príncipes recibirían el título de Duques de Cambridge, condes de Strathearn y barones de Carrickfergus, sellando así el aciago incidente…

Deja un comentario