En el nombre de Aliphant

En las diversas lenguas en las que la página de Aliphant está escrita, puede surgir la necesidad de adaptar los nombres de los personajes a la fonética particular de cada una. El egipcio clásico, sin ir más lejos no diferenciaba el fonema /r/ del fonema /l/ y sus vocales no eran muy precisas, como buena lengua semita escrita, de manera que la transcripción sería algo así como «Arifant».

Es cierto que los cartuchos que contienen los nombres de Ptolomeo y Cleopatra usados por Champollion contienen un símbolo fonético para la representación del sonido griego lambda que aparece en estos reyes ya helenos, pero se trata de una necesidad de incorporar sonidos extranjeros que posiblemente surgió ya en el Imperio Nuevo.

El orden de los signos egipcios responde a un criterio muy riguroso: que quede bien la composición de los dibujos, así que no es de extrañar que el pájaro /a/ y la caña /i/ aparezcan seguidos por ser verticales mientras que la boca /r/ y la víbora /f/ hacen lo propio como horizontales. No en vano hay que evitar los huecos.

Por último, cabe destacar el determinante no fonético del elefante. Si se tratara de un ser humano, sería un individuo arrodillado lo que cerraría este nombre. La ausencia de renen o cartucho se explica porque estaba reservado a los reyes y no a cualquier persona, como se suele aplicar en la actualidad.

Egipcio

Deja un comentario