Tecleando con Corbata

Cabe imaginar que incluso los personajes de ficción necesitan un tiempo para fijar su vestuario. Mortadelo, del gran Ibáñez, llevó un bombín alargado al principio de su existencia que unas historietas más tarde desapareció por completo. Filemón, por su parte, tardó un tiempo en fijar su clásica camisa blanca con pantalón rojo. Por cierto, ¿qué varón en esa época o en esta vestiría pantalones rojos?

La tercera viñeta titulada «Tecleando«, es la primera en la que Aliphant complementa su atuendo con una corbata. Y excepto en aquellas ocasiones en que el disfraz, léase otro guiño al camaleónico Mortadelo del gran Ibáñez, lo impide, es una prenda prácticamente indispensable para el paquidermo.

Sin contar aquellos profesionales con un puesto de cara al público, empiezan a escasear los ingenieros con corbata. El conocimiento tecnológico permite prescindir de ciertas normas de etiqueta un tanto anticuadas. A nadie le importa qué lleves puesto, si puedes arreglarle la conexión a Internet, básicamente.

Tecleando, no obstante, trata de la rivalidad entre Aliphant y sus compañeras hormigas. La ventaja física de las cuatro extremidades superiores no compensa la falta de reflejos ante una situación adversa inesperada, aunque la provoque el propio Aliphant.

Aliphant III. Teclenado

Aliphant III. Tecleando.

Deja un comentario