Archivo de la categoría: qoph

Calendario de Piscis

La casilla del mes de Marzo, donde empieza el dominio de Piscis, cuenta con un aliphantiano retrato arcimboldesco como cuadro del signo correspondiente. ¿Por qué Arcimboldo y Piscis? Porque si bien otros artistas han pintado cuadros de peces, Arcimboldo fue capaz de combinar la forma de los peces para crear retratos. Nada habitual.

Giuseppe Arcimboldo, pintor -adivinad- italiano, es el autor de alguno* de los famosos retratos formados a base de alimentos o de herramientas, por lo que, si bien se le considera un claro precursor del surrealismo hay quien lo desprecia como pintor de bodegones estrafalario o como miembro de una corte de locos.

Su vida se desarrolló durante el siglo XVI y, si acaso sus comienzos fueron muy humildes, no así sus postrimerías en las que gozó del título de Conde Palatino otorgado por el Emperador del Sacro Imperio. De la corte de Rodolfo II son legendarias sus descomunales juergas, a las que no faltaba el ego y geocéntrico astrónomo danés Tycho Brahe; y de las que huía el introvertido y heliocéntrico Johannes Kepler, también a servicio de su majestad. Giuseppe se inventó un traductor de música a pintura y amenizaba las veladas de palacio con su artificioso ingenio, a la vez que procuraba alimentar su vena científica, en este ambiente tan propicio, en campos como la zoología o la botánica.

Arcimboldo encontró el apogeo de su obra a través de sus curiosos retratos que, mediante una completa alegoría del tema tratado y una perfección detallista supone uno de los principales eslabones de esa transición del Renacimiento al Barroco que supuso en cierta forma el Manierismo. Con una fructífera rebeldía contra el orden cultural vigente, la búsqueda de lo extraño y singular, una nueva concepción en la representación de la figura y de los sentimientos humanos y el dramatismo de una sociedad de claroscuros; jamás dos kilos de patatas y unas cuantas lechugas provocaron revolución semejante.

Aliphant CC. Il Aliphante de Arcimboldo

Aliphant CC: Il Aliphante de Arcimboldo

 

 

* Fue más copiado que un disquete y sólo son originales unos veinte retratos….

Uniforme Matricial

Entre todas las ventajas de representar a Matrix en esta viñeta, la menos confensable es que, al igual que en cierta escena de la película, se puede prescindir del fondo.

Así pues, esta es una viñeta más bien de vestuario, de texturas y de cierta caracterización que hace que una parodia sea eso, una parodia.

Aliph-Neo y Qoph-Morfeo acompañan a una Beth-Níobe que sitúa la escena en la segunda película de la serie. Y que viene muy bien para sostener la firma.

Aliphant XXXII. 

Aliphant XXXII. M-ANT-rix. 

Setas en la Pared

No podría decirse que la broma en sí no deja de tener cierta gracia. No obstante, cabe reseñar que había llegado el momento en que para referirse al personaje de Qoph no hacía falta su presencia gráfica.

La estética de la decoración antiana sería sustituida por unos tonos más pardos pero en esencia, responde a la sensación de mucha actividad en los pasillos.

El cuadro expuesto es una pequeña consideración a una de las primeras viñetas que dibujó el autor con herramientas de diseño en 3D y como protagonistas contaba con dos setas.  Cuadro dentro del cuadro.

Como si tratara de un Protector de Pantalla.

Aliphant XXXI. Protector de Pantalla

Aliphant XXXI. Protector de Pantalla.

El Principito de Maquiavelillo

Toda muestra de cultura dispone de una antítesis de disparate garrafal proporcional al alarde de ingenio que supone el conocimiento de la existencia de la primera. Es decir, cuanto más culto quiere uno parecer, mayores burradas comete.

El personaje de Qoph disfruta enormemente de esos alardes propios de su condición, aunque no obstante, su carencia absoluta del sentido del ridículo le permite llevar hasta el final sus interpretaciones disparatadas.

Sin embargo, tal vez el mundo sería un poco más feliz si en lugar de El Príncipe de Maquiavelo, con su portentosa justificación de los medios para llegar al fin propuesto, se tomara como referencia la filosofía soñadora de El Principito de Saint-Exupéry.

Hay que domesticar a la competencia…

Aliphant XXVIII

Aliphant XXVIII. El Principito.

Cámara de Niebla

Tratándose de un personaje de ficción, la afición al tabaco de Qoph es difícil que le produzca secuelas para la salud. Es más, en viñetas como la CCVII, el propio cigarro tiene un protagonismo  un tanto paradójico. No obstante el mensaje es claro: Qoph es malo. Qoph fuma. Fumar es malo.

La vertiente creativa y científica de aliphant, le hace pensar en el posible uso de la densamente ahumada sala de reuniones como cámara de niebla para la detección de partículas subatómicas. Claro que, eso exige estar pensando en otras cosas muy diferentes a las tratadas.

De todas formas, se trata de Vuestro Problema con el Tabaco.

Aliphant XXVI. Vuestro Problema con el Tabaco. 

Aliphant XXVI. Vuestro Problema con el Tabaco. 

Rencores

Sólo un gran villano es capaz de crear un gran héroe. Dicho de otro modo, la magnitud del protagonista se mide en la del antagonista.

Qoph no es un ser especialmente inteligente, distinguido o malévolo, pero su mezquindad consigue situarse al nivel de su falta de estilo. Y esos precisamente, puestos del revés, son los puntos fuertes de Aliphant. Es generoso con creatividad y tendrá un estilo peculiar pero es fiel hasta la médula a su ser. Si hubiera dotado a Qoph de una fuerza colosal y Rayos X, Aliphant tendría que ser astuto cual Ulises y llevar corazas de plomo. Afortunadamente, ese es otro género de cómic. Tal vez mejor, no cabe duda. Sin rencor

Aliphant XXV.

Aliphant XXV. Sin Rencor

Double Trouble

La primera viñeta con un fondo tridimensional interactivo, fue, además, la última doble. La situación era bastante ventajosa: si se puede crear un entorno en tres dimensiones, variar la posición de la cámara y tomar una instantánea es técnicamente sencillo. Es como tener un plató donde puedes capturar las tomas que quieres.

En este caso los actores serían dibujados a continuación, tratando de mantener el juego de sombras y la atmósfera del fondo.

Pasando a la parte argumental, hay dos detalles interesantes, por una parte, en el retrato oficial de la Reina Beth, aparece su nombre y título. La segunda novedad es que un personaje trae a su familia, la esposa de Qoph, en un papel sin texto pero que ni falta le hace. Si las miradas, mataran…

Aliphant XIX. Costillita.

Aliphant XIX. Costillita.

Aquellos maravillosos años

Añoranza es una viñeta que se centra en uno de esos instantes de autoflagelación por parte del prójimo. En aquellos casos, la solución más pragmática es corroborar que mejor nadie puede conocer a una persona mejor que ella misma. No obstante, existen situaciones en que este tipo de aseveraciones pueden causar disgustos. Vamos, que la sinceridad es sólo para el que la pida.

Aunque pertenece a la primera época de blanco y negro, éste es uno de los retratos de Qoph que más han gustado a su autor. Como excepción, sus pupilas reflejan un brillo de ensoñación, de recuerdos lejanos de una época más feliz, y en definitiva, de Añoranza.

Aliphant XVIII. Añoranza

Aliphant XVIII. Añoranza

El Señor de los Añillos

Variando ligeramente el mensaje que aparece escrito en una lengua extraña y oscura en un anillo incendescente, surge el tono adecuado para elaborar un presupuesto. O ese es al menos Un Toque Tolkien que Aliphant le imprime a su trabajo.

La decimoquinta tira fue un ensayo de integración de fondo tridimensional con personajes planos. Incluso antes de llegar el color, curiosamente.

En esta viñeta se despierta uno de los rasgos más característicos de Aliphant en su labor profesional: hacer partícipes de sus propias creaciones a los mundos de fantasía que pueblan su memoria de elefante.

Aliphant XV. Un Toque Tolkien

Aliphant XV. Un Toque Tolkien.

Soylent Green

Resulta curioso recordar cómo se produjo la transición al color de las viñetas de Aliphant. En cierta forma siguió una transición suave, como la del propio cine, combinando primero un efecto, luego una tonalidad hasta llegar a la policromía de hoy en día.

Esta primera experiencia de color debía proceder de una llama, como un pequeño homenaje a La Lista de Schindler de Steven Spielberg. La escena de la llama que funde el color a la escala de grises era su forma de decir, «mi medio de expresión a partir de ahora será la película en blanco y negro, pero es completamente deliberado y puedo dejarlo cuando quiera, qué os creéis».  O algo similar, quién sabe.

En la tira de Aliphant, en cambio, todo surgió de la forma tradicional: «hágase la luz» y con ella los millones de colores que la tarjeta gráfica dispone para recrear parte de su espectro visible.

El segundo matiz cinéfilo es la bicicleta estática que proporciona la electricidad como en la sociedad en declive de  «Cuando el Destino nos Alcance» (Soylent Green, MGM 1973). En 2022 un mundo esquilmado y superpoblado recurre a medidas extremas para garantizar la supervivencia de los seres humanos.

Aliphant XIII. Trabajo y Sinergia.

 Aliphant XIII. Trabajo y Sinergia

Los Cuatro del Café

Que la existencia de las cafeteras de empresa permite el libre flujo de información entre empleados  así como un necesario descanso que repercute en la calidad del trabajo posterior, no debería ser una sorpresa para nadie.

No obstante, Qoph sigue patrones menos modernos sobre la producción y de ahí que su crítica es acogida con cierta cautela por los empleados que están Tomando Café.

Presentaciones aparte, en esta viñeta aparecen los cuatro personajes principales de la serie por primera vez juntos, Qoph, Aliphant, Daleth y  Kaph. El fondo orgánico semitransparente de la pared sería reemplazado más adelante en los fondos 3D, la idea, era dar un aspecto de cubil de invertebrados a las instalaciones de la empresa.

Aliphant XII. Tomando Café

Aliphant XII. Tomando Café

El Arca del Olvido

Olvidado entre los recuerdos de aquellas primeras tiras de Aliphant surgió de repente un especial de San Valentín con trasfondo cinéfilo. También era la primera vez que se le veía a Aliphant trabajar, lo cual no es desdeñable después de nueve viñetas sin mover un dedo.

La existencia de un simulador de día de San Valentín que liberaba de la necesidad de materializar los regalos atentaba contra la forma de vida antiana,-es decir, de la isla-corporación ANT-, de manera que recibió el ostracismo que se merecía. La ilustración de esa condena al olvido recordaba al inmenso almacén que cobijaría el Arca de Indiana Jones tras un sinfín de arriesgadas peripecias.

Valga con cierto adelanto sobre la fecha en ciernes este Especial de San Valentín.

Aliphant X. Especial San Valentín.

Aliphant X. Especial San Valentín

Subida a Dos Tiempos

Mantener una historia a partir de dos viñetas no era algo excesivamente difícil como podría deducirse de esta primera prueba, pero sólo se justificaba por una puesta en escena que exigiera ocultar información al lector.

Considerando que es mejor crearse una idea propia de lo que está ocurriendo incluso antes de leer los bocadillos, la forma definitiva de cada entrega pasó a una única viñeta. Economía de acción, pero no de imaginación. La viñeta previa debe deducirse y la siguiente inducirse.

Así pues, he aquí una Subida de Sueldo en dos tiempos.

Aliphant IX. Subida de Sueldo

Aliphant IX. Subida de Sueldo.

Especial Mortadelo y Filemón

Hay fuente innegables en todo proceso creativo. Pero, ¿qué sentido tiene negarlas cuando además uno está orgulloso de sus influencias? Este año que Aliphant llega al lustro, cumplen Mortadelo y Filemón su medio siglo de existencia.

Las portadas de los copiosos álbumes del genial Ibáñez marcaron desde un principio la pauta de las tiras de Aliphant: toda la acción se desarrolla en una viñeta, los antecedentes se deducen por el contexto y la conclusión se deja a la lógica del lector. Los malentendidos son fundamentales para crear humor y, en cierta forma, hay un choque dialéctico entre los personajes que exponen cada situación, y suele salir siempre el mismo trasquilado.

¡Enhorabuena por esos 50 años!

Aliphant CCCXIV. Especial Mortadelo y Filemón

Aliphant CCCXIV. 50ºAniversario de Mortadelo y Filemón. 

Calendario de Capricornio

Gracias al movimiento de traslación del planeta disponemos de las divisiones temporales denominadas años. Para celebrar semejante evento, las viñetas de Aliphant se recomponen en un calendario que permita-con mayor o menor facilidad- ser testigos a sus usuarios del inexorable paso del tiempo. Esta que sigue, es la explicación para el calendario de este año y su primera viñeta seleccionada, como todas las de este año, tiene que ver con la obra de un pintor famoso.

Spoiler: cómo funciona el Calendario de Aliphant 2008: disponible para descarga como fondo de pantalla desde http://www.aliphant.es/calendario.htm
o en su versión en papel si sobornan al autor y las existencias siguen siendo eso, existentes…

Este año, el calendario de Aliphant no se compone de meses, sino de signos zodiacales, mas no por ello ha de desesperar tan pronto el paciente lector. ¿Qué son los meses sino vectores entre los distintos hitos astrológicos?. Cada signo viene representado por un cuadro famoso con el tradicional símbolo zodiacal a su lado.

Los meses transitan de un signo a otro como si de un juego de la oca se tratara: así pues Enero es el mes que va de Capricornio (Goya ) a Acuario (Vermeer). Y de igual forma Arcimboldo (Piscis) se halla entre Febrero y Marzo. La opción de jugar con dados no se incluye de momento en este spoiler, pero todo se andará (fin del spoiler del próximo spoiler)…

Para aclarar aún más si cabe el sentido del tiempo, no sólo los círculos correspondientes a los domingos vienen coloreados en rojo, sino que el primer día de cada mes lleva la información del color en la escala cromática; a saber: rojo-domingo, naranja-lunes, amarillo-martes,…violeta-sábado.

Fin del Spoiler

—————————————————–

CALENDARIO DE CAPRICORNIO

En 1799 el pintor de Fuendetodos Francisco de Goya produjo una serie de grabados que pasarían a la posteridad como «Los Caprichos». Un veterano pintor que a través de las técnicas de producción en serie consiguió una holgura económica nada desdeñable, se atrevía a ironizar sobre los males de la sociedad que le tocó vivir. Su posición en la Corte le salvó de vérselas con la Inquisición, no obstante. Pero había surgido algo que ya no se ocultaría. La expresividad de la pintura dejaba la mera representación estética para convertirse en vehículo de ideología, pensamiento, crítica y no en vano, de humor. El arte moderno le debe algo más que un café a este genio inagotable.

Por otra parte, la serie de grabados a la que pertenece «El sueño de la Razón produce Monstruos» no deja de ser una serie de viñetas con epígrafes e incluso textos internos, que nos hace pensar que estamos viendo a un pionero dibujante de cómics y no sólo a un precursor de este arte.

Por último, recientes estudios, tratan de explicar la revolución artística iniciada por Goya como un síntoma de saturnosis o envenenamiento por el plomo de sus pigmentos – Saturno es el planeta que gobierna Capricornio, de ahí el vínculo zodiacal, que parecía que no iba a llegar nunca- pero, sinceramente, nada
fisiológico puede despertar mecánicamente la imaginación de un creador de tal calibre. Salvo, como decía don Francisco, el propio sueño de la razón…

Aliphant L

Aliphant L. El sueño sobre el Ratón Produce Monstruos.

Formica Formicis Aranea

Esta tira es la 313… Que es el emblemático número de matrícula del coche del Pato Donald. Hasta allí donde llegan mis investigaciones sobre el tema, es decir «matrículas de patos de ficción«, en Wikipedia e INDUCKS, Donald tiene el mismo coche diseñado por el dibujante Al Taliaferro desde 1938. Y se dice que el mismo pato ensambló las piezas de la chatarra. 70 Años cumple pues el 313.

Mi coche, sin embargo, ha sido ingresado con pronóstico reservado tras el diálogo siguiente en el taller:
– Hummm, fijo que va a ser el alternador…
– Lo cambié hace sólo dos años.
– Entonces fijo que es la batería. ¡Eh, ahora arranca!
– Es lógico: se ha cargado algo durante el viaje de ida hasta aquí.

¿Será lupus?

Si bien el étimo del término médico lupus para la enfermedad autoinmune no está claro, se supone que algo tendría que ver con el lobo, lupus en latín. Homo, homini lupus, el hombre es un lobo para el hombre, decían Plauto, primero y Hobbes, mucho después. Parafraseando a lo ANTiano, Formica Formicis Aranea, la hormiga es una araña para las hormigas y bien podía titularse así la versión en latín de la tira de hoy, pues de eso va. No obstante el título en castellano es Odio a iOd, así respetando las minúsculas por razones gráficas…

Aliphant 313. Odio a iOd

Aliphant CCCXXXIII: Odio a iOd