Soylent Green

Resulta curioso recordar cómo se produjo la transición al color de las viñetas de Aliphant. En cierta forma siguió una transición suave, como la del propio cine, combinando primero un efecto, luego una tonalidad hasta llegar a la policromía de hoy en día.

Esta primera experiencia de color debía proceder de una llama, como un pequeño homenaje a La Lista de Schindler de Steven Spielberg. La escena de la llama que funde el color a la escala de grises era su forma de decir, “mi medio de expresión a partir de ahora será la película en blanco y negro, pero es completamente deliberado y puedo dejarlo cuando quiera, qué os creéis”.  O algo similar, quién sabe.

En la tira de Aliphant, en cambio, todo surgió de la forma tradicional: “hágase la luz” y con ella los millones de colores que la tarjeta gráfica dispone para recrear parte de su espectro visible.

El segundo matiz cinéfilo es la bicicleta estática que proporciona la electricidad como en la sociedad en declive de  “Cuando el Destino nos Alcance” (Soylent Green, MGM 1973). En 2022 un mundo esquilmado y superpoblado recurre a medidas extremas para garantizar la supervivencia de los seres humanos.

Aliphant XIII. Trabajo y Sinergia.

 Aliphant XIII. Trabajo y Sinergia

Los Cuatro del Café

Que la existencia de las cafeteras de empresa permite el libre flujo de información entre empleados  así como un necesario descanso que repercute en la calidad del trabajo posterior, no debería ser una sorpresa para nadie.

No obstante, Qoph sigue patrones menos modernos sobre la producción y de ahí que su crítica es acogida con cierta cautela por los empleados que están Tomando Café.

Presentaciones aparte, en esta viñeta aparecen los cuatro personajes principales de la serie por primera vez juntos, Qoph, Aliphant, Daleth y  Kaph. El fondo orgánico semitransparente de la pared sería reemplazado más adelante en los fondos 3D, la idea, era dar un aspecto de cubil de invertebrados a las instalaciones de la empresa.

Aliphant XII. Tomando Café

Aliphant XII. Tomando Café

Leyendas

 Pueden las leyendas hacerse un hueco en nuestra vida cotidiana?  Tras milenios de civilización únicamente ha cambiado la forma, pero apenas el fondo.  De ahí que cuando existe un mal mayor que es necesario evitar, toda la actividad creativa se concentrar en reforzar el sentimiento de rechazo hacia ese ente oscuro y peligroso.

Seguimos con la entrevista de trabajo de Aliphant. Si Harry Potter estaba seguro de que su vida escolar no debía transcurrir en la casa de Slytherin, Aliphant sabía que nunca sería feliz en el Departamento de Calidad. La razón, hay que buscarla entre las Leyendas de la Calidad.
Aliphant XI. Leyendas de la Calidad

 Aliphant XI. Leyendas de la Calidad

El Arca del Olvido

Olvidado entre los recuerdos de aquellas primeras tiras de Aliphant surgió de repente un especial de San Valentín con trasfondo cinéfilo. También era la primera vez que se le veía a Aliphant trabajar, lo cual no es desdeñable después de nueve viñetas sin mover un dedo.

La existencia de un simulador de día de San Valentín que liberaba de la necesidad de materializar los regalos atentaba contra la forma de vida antiana,-es decir, de la isla-corporación ANT-, de manera que recibió el ostracismo que se merecía. La ilustración de esa condena al olvido recordaba al inmenso almacén que cobijaría el Arca de Indiana Jones tras un sinfín de arriesgadas peripecias.

Valga con cierto adelanto sobre la fecha en ciernes este Especial de San Valentín.

Aliphant X. Especial San Valentín.

Aliphant X. Especial San Valentín

Echa té…

No existió hasta la invención de la señora Potts una tetera más famosa que la tetera de Newell o tetera de Utah. Corría el año 1975 y Martin Newell, pionero infográfico de la Universidad de Utah, necesitaba un objeto tridimensional con el que hacer sus pruebas de una forma sencilla a la par que elegante. Tomó una tetera de la marca Melitta y a mano – hemos dicho que corría el año 75- calculó las curvas Bézier necesarias para su representación en las máquinas de la época.

La fama de la tetera se extendió rápidamente entre los diversos programas de pruebas que pasó a convertirse en un clásico de la medición de prestaciones de lso sistemas de representación tridimensional. De tal manera, se le conoce con cierta sorna como el sexto sólido platónico o teteraedro (teapotahedron, en inglés).

Aliphant CCCXV. Tetera Virtual

Aliphant CCCXV. Tetera Virtual.

Subida a Dos Tiempos

Mantener una historia a partir de dos viñetas no era algo excesivamente difícil como podría deducirse de esta primera prueba, pero sólo se justificaba por una puesta en escena que exigiera ocultar información al lector.

Considerando que es mejor crearse una idea propia de lo que está ocurriendo incluso antes de leer los bocadillos, la forma definitiva de cada entrega pasó a una única viñeta. Economía de acción, pero no de imaginación. La viñeta previa debe deducirse y la siguiente inducirse.

Así pues, he aquí una Subida de Sueldo en dos tiempos.

Aliphant IX. Subida de Sueldo

Aliphant IX. Subida de Sueldo.

Leyes de la Robótica Cafetera

La programación de una máquina de café inteligente debería responder a unos principios básicos de servidumbre robótica como las tres leyes de Asimov. El cliente no debería ser quemado por una temperatura excesiva de la bebida o el servicio debería ser el mejor para cada cliente, según sus preferencias de edulcorante o mezcla.

En cambio, Kaph recibió un instinto de adquisición de todo el dinero accesible a la distancia que le permite la longitud de su cable de alimentación. Su máxima en esta ocasión era Yo lo He Visto Primero.

Esta es la primera viñeta donde aparece el cenicero Zainant, de cuyas andanzas, por escasas que sean, sitio habrá para tratar en un futuro.

Aliphant VIII

Aliphant VIII. Yo lo he Visto Primero.

Con Faldas y a Lo Loco

Kaph, la malhumorada cafetera de Aliphant llevaba mucho tiempo rondando por chistes gráficos aislados cuando pasó a formar parte de la plantilla de ANT.

Con esta viñeta, empieza, tal vez de una forma un tanto discreta, una serie de homenajes al cine. En esta ocasión, el absurdo monólogo final de Billy Wilder de “Con Faldas y a lo Loco” (Some Like It Hot, United Artists, 1959) se transfigura en una escena en la que claramente se concluye que Nadie es Perfecto.

Aliphant VII. Nadie es Perfecto.

Aliphant VII. Nadie es Perfecto.

El Principio de una Gran… Aceptación mutua.

Jamás un primer encuentro de ficción debió ser tan agreste. Lo que más tarde daría lugar a una relación cuanto menos respetuosa empezó con una demostración dialéctica un tanto agresiva.

No obstante, Aliphant demostró ser un consumidor tan entregado, que la economía hizo mella en la fría carcasa de la cafetera. Sobre el origen de Kaph, de sus capacidades y accesorios se tratará más adelante. Su carácter iba ya bastante bien definido desde el primer momento. Por otra parte, era Aliphant quien se presentaba como Un Ingeniero Superior…

Tal vez merezca la pena señalar la primera aparición de Reshant, el depósito de agua, en escena. De otra forma, pasaría tan desapercibido como de costumbre.

Aliphant VI. Un ingeniero Superior

Aliphant VI. Un Ingeniero Superior.

Receta para Rosquilla a partir de un Cruasán.

Ingredientes:

– 1 Cruasán en estado gomoso, es decir, con la consistencia que le proporciona el paso del tiempo en una atmósfera plastificada.

– Un disco compacto o DVD.

Preparación:

En la viñeta de hoy titulada Cruasán en CD.

Incluso en algo tan ordenado como un control de configuración existe una razón subyacente que tiende hacia lo absurdo. Es decir lo que es orden para unos se convierte en un completo caos para aquellos que no lo saben o no lo quieren apreciar.

De ahí a para qué Dalethant le pide un disco compacto muy concreto a Aliphant cuando podía haber hecho lo mismo con otro cualquiera hay un mundo. Y probablemente, ese mundo sea el de las novatadas.

Aliphant V. Cruasán en CD

Aliphant V. Cruasán en CD

Especial Mortadelo y Filemón

Hay fuente innegables en todo proceso creativo. Pero, ¿qué sentido tiene negarlas cuando además uno está orgulloso de sus influencias? Este año que Aliphant llega al lustro, cumplen Mortadelo y Filemón su medio siglo de existencia.

Las portadas de los copiosos álbumes del genial Ibáñez marcaron desde un principio la pauta de las tiras de Aliphant: toda la acción se desarrolla en una viñeta, los antecedentes se deducen por el contexto y la conclusión se deja a la lógica del lector. Los malentendidos son fundamentales para crear humor y, en cierta forma, hay un choque dialéctico entre los personajes que exponen cada situación, y suele salir siempre el mismo trasquilado.

¡Enhorabuena por esos 50 años!

Aliphant CCCXIV. Especial Mortadelo y Filemón

Aliphant CCCXIV. 50ºAniversario de Mortadelo y Filemón. 

Calendario de Capricornio

Gracias al movimiento de traslación del planeta disponemos de las divisiones temporales denominadas años. Para celebrar semejante evento, las viñetas de Aliphant se recomponen en un calendario que permita-con mayor o menor facilidad- ser testigos a sus usuarios del inexorable paso del tiempo. Esta que sigue, es la explicación para el calendario de este año y su primera viñeta seleccionada, como todas las de este año, tiene que ver con la obra de un pintor famoso.

Spoiler: cómo funciona el Calendario de Aliphant 2008: disponible para descarga como fondo de pantalla desde http://www.aliphant.es/calendario.htm
o en su versión en papel si sobornan al autor y las existencias siguen siendo eso, existentes…

Este año, el calendario de Aliphant no se compone de meses, sino de signos zodiacales, mas no por ello ha de desesperar tan pronto el paciente lector. ¿Qué son los meses sino vectores entre los distintos hitos astrológicos?. Cada signo viene representado por un cuadro famoso con el tradicional símbolo zodiacal a su lado.

Los meses transitan de un signo a otro como si de un juego de la oca se tratara: así pues Enero es el mes que va de Capricornio (Goya ) a Acuario (Vermeer). Y de igual forma Arcimboldo (Piscis) se halla entre Febrero y Marzo. La opción de jugar con dados no se incluye de momento en este spoiler, pero todo se andará (fin del spoiler del próximo spoiler)…

Para aclarar aún más si cabe el sentido del tiempo, no sólo los círculos correspondientes a los domingos vienen coloreados en rojo, sino que el primer día de cada mes lleva la información del color en la escala cromática; a saber: rojo-domingo, naranja-lunes, amarillo-martes,…violeta-sábado.

Fin del Spoiler

—————————————————–

CALENDARIO DE CAPRICORNIO

En 1799 el pintor de Fuendetodos Francisco de Goya produjo una serie de grabados que pasarían a la posteridad como “Los Caprichos”. Un veterano pintor que a través de las técnicas de producción en serie consiguió una holgura económica nada desdeñable, se atrevía a ironizar sobre los males de la sociedad que le tocó vivir. Su posición en la Corte le salvó de vérselas con la Inquisición, no obstante. Pero había surgido algo que ya no se ocultaría. La expresividad de la pintura dejaba la mera representación estética para convertirse en vehículo de ideología, pensamiento, crítica y no en vano, de humor. El arte moderno le debe algo más que un café a este genio inagotable.

Por otra parte, la serie de grabados a la que pertenece “El sueño de la Razón produce Monstruos” no deja de ser una serie de viñetas con epígrafes e incluso textos internos, que nos hace pensar que estamos viendo a un pionero dibujante de cómics y no sólo a un precursor de este arte.

Por último, recientes estudios, tratan de explicar la revolución artística iniciada por Goya como un síntoma de saturnosis o envenenamiento por el plomo de sus pigmentos – Saturno es el planeta que gobierna Capricornio, de ahí el vínculo zodiacal, que parecía que no iba a llegar nunca- pero, sinceramente, nada
fisiológico puede despertar mecánicamente la imaginación de un creador de tal calibre. Salvo, como decía don Francisco, el propio sueño de la razón…

Aliphant L

Aliphant L. El sueño sobre el Ratón Produce Monstruos.

Asertivo Poliglotón

Formando el perfil de Aliphant, surgió la posibilidad de convertirlo en un políglota como algunos de mis personajes anteriores. En la ficción, el arqueólogo Indiana Jones, el egiptólogo Daniel Jackson de Stargate, o el disneyano Milo Thatch de Atlantis son buenos ejemplos de héroes, o antihéroes, políglotas que gracias a su don de lenguas se salvaban de las más variadas vicisitudes.

Está claro en la viñeta Sí en todas la lenguas que Aliphant no es un personaje de este tipo, pero, al menos, acaba siendo sincero en la entrevista de trabajo, lo que es bastante infrecuente.

Durante esta viñeta surgió la necesidad de crear dos instantes para mejorar la puesta en escena. No obstante, estaba ya empezando a cuajar la idea de la “unidad de acción”.

Aliphant IV. Sí en todas las lenguas.

Aliphant IV. Sí en Todas las Lenguas.

Formica Formicis Aranea

Esta tira es la 313… Que es el emblemático número de matrícula del coche del Pato Donald. Hasta allí donde llegan mis investigaciones sobre el tema, es decir “matrículas de patos de ficción“, en Wikipedia e INDUCKS, Donald tiene el mismo coche diseñado por el dibujante Al Taliaferro desde 1938. Y se dice que el mismo pato ensambló las piezas de la chatarra. 70 Años cumple pues el 313.

Mi coche, sin embargo, ha sido ingresado con pronóstico reservado tras el diálogo siguiente en el taller:
– Hummm, fijo que va a ser el alternador…
– Lo cambié hace sólo dos años.
– Entonces fijo que es la batería. ¡Eh, ahora arranca!
– Es lógico: se ha cargado algo durante el viaje de ida hasta aquí.

¿Será lupus?

Si bien el étimo del término médico lupus para la enfermedad autoinmune no está claro, se supone que algo tendría que ver con el lobo, lupus en latín. Homo, homini lupus, el hombre es un lobo para el hombre, decían Plauto, primero y Hobbes, mucho después. Parafraseando a lo ANTiano, Formica Formicis Aranea, la hormiga es una araña para las hormigas y bien podía titularse así la versión en latín de la tira de hoy, pues de eso va. No obstante el título en castellano es Odio a iOd, así respetando las minúsculas por razones gráficas…

Aliphant 313. Odio a iOd

Aliphant CCCXXXIII: Odio a iOd

Kaphtografía I

De la Enciclopedia Antiana, por cortesía de Industrias ANT.

“…La Isla Flotante de ANT, también llamada La Isla de los Tres Puertos o El Triángulo de la Hormigas, dispone de un sistema de autopropulsión por cada arista que le permite establecer rumbo a cualquier rincón del planeta, si bien procura mantenerse a salvo en aguas internacionales. A periodos de completa autarquía han sucedido ejercicios cuya actividad primordial fue el comercio y la tecnología punta, destacando un controvertido simulador de …”

ANT Satellite image

Imagen por Satélite de ANT

Tecleando con Corbata

Cabe imaginar que incluso los personajes de ficción necesitan un tiempo para fijar su vestuario. Mortadelo, del gran Ibáñez, llevó un bombín alargado al principio de su existencia que unas historietas más tarde desapareció por completo. Filemón, por su parte, tardó un tiempo en fijar su clásica camisa blanca con pantalón rojo. Por cierto, ¿qué varón en esa época o en esta vestiría pantalones rojos?

La tercera viñeta titulada “Tecleando“, es la primera en la que Aliphant complementa su atuendo con una corbata. Y excepto en aquellas ocasiones en que el disfraz, léase otro guiño al camaleónico Mortadelo del gran Ibáñez, lo impide, es una prenda prácticamente indispensable para el paquidermo.

Sin contar aquellos profesionales con un puesto de cara al público, empiezan a escasear los ingenieros con corbata. El conocimiento tecnológico permite prescindir de ciertas normas de etiqueta un tanto anticuadas. A nadie le importa qué lleves puesto, si puedes arreglarle la conexión a Internet, básicamente.

Tecleando, no obstante, trata de la rivalidad entre Aliphant y sus compañeras hormigas. La ventaja física de las cuatro extremidades superiores no compensa la falta de reflejos ante una situación adversa inesperada, aunque la provoque el propio Aliphant.

Aliphant III. Teclenado

Aliphant III. Tecleando.

Cuestión de Eficiencia

Bastaron pocas viñetas para demostrar la personalidad ingenieril de Aliphant: búsqueda de la eficiencia incluso allá donde no es necesaria y unos conocimientos del medio que le rodea que sobrepasan a los de su entorno.

¿Cómo se puede hacer comedia con un tipo tan arrogante, se preguntará la mayoría? Por perspectiva, tal vez. Aliphant nos abre el mundo tal como lo ve, quizás de una forma ingenua o absurda, lo retuerce con un alarde de ingenio siguiendo las propias reglas del sistema que él mismo creó y, por lo general, su propia imaginación se suele rebelar contra él.

Eficiencia es la segunda tira de la serie. Y muestra un raro momento de ocio en un espectáculo de variedades donde la protagonista es una vaca ventrílocua. Nada menos.

Aliphant II. Eficiencia

Aliphant II. Eficiencia.

Un elefante llamado Aliphant…

Aliphant nació hace cinco años como una tira cómica cuya difusión se restringía a un puñado de personas próximas al autor. Cinco años después, poco ha cambiado:

– Aliphant sigue habiendo nacido.

– La tira sigue siendo cómica, o al menos, tan cómica como lo ha sido siempre.

– La difusión no pasa de un puñado de personas. Las personas somos como la sal, en cuanto podemos medirnos por puñados es que estamos haciendo el cálculo a ojo.

El caso es que buena parte de las presentaciones que acompañaban a la tira en el correo electrónico se perderían para siempre si no fuera por medios como éste.

La primera tira surgió de una tableta digitalizadora, con aspecto de esbozo a lápiz y con un chiste informático que no necesita mucha explicación. Simplemente, daba la bienvenida a un elefante con principios.

Aliphant I. Miedo a los Ratones

Aliphant I. La Entrevista de Aliphant

Un cómic en palabras