Archivo de la categoría: simuladores

Calendario de Tauro

Inconfundible en su estilo, el pintor neerlandés Vincent Van Gogh vivió una existencia atormentada por su propia locura, creando formas, luces y tonalidades que la profesión médica trata hoy en día a achacar al consumo de ciertas sustancias tóxicas.

No obstante, es más grato pensar en el artista genial, innovador y vanguardista que en un conjunto de síntomas actuando sobre una mente enferma. Van Gogh creó su estética dentro del neo-Impresionismo y ese debería ser su legado.

La obra de “Campo de Trigo con Cipreses” , al parecer realizada en 1888, evoca a través de sus pinceladas nada tenues la sensación de vivir una tarde junto a aquellos árboles que en su languidez, se divierten jugueteando con los jirones de nubes arrastrados por el viento. Y Aliphant pasaba por allí, curiosamente. En esta ocasión, no fue tan importante recuperar la composición del cuadro original , que muy libremente sí evoca, sino la captura de la sensación que produce la atmósfera que trata de imitar.

¿Y la relación entre Van Gogh y el signo de Tauro? Sencilla: ¿hay acaso algo más taurino que cortar orejas? Pues ahí queda.

Aliphant CXXV. Cipreses de Van Gogh 

Aliphant CXXV. Cipreses de Van Gogh. 

Simulador de Taras

A la idea de lo que es el CINE con mayúsculas siempre estará asociada esta mítica película. Corría el año 1939 y mientras en España terminaba la Guerra Civil, en América se recordaba la suya con una producción épica sin precedentes.

Ganadora de 8 óscars en competición, dos especiales y un Irving G. Thalberg para el legendario productor David O. Selznick, contaba en su banda sonora con la famosa creación de Max Steiner, anque como en el caso de Casablanca, tampoco esa vez fue el ganador.

Descripción de la escena: Aliphant es Gerald O’Hara y Tsade está difrazada de Escarlata, su hija. Al fondo, aparece la mansión familiar de Tara, emblema del orgullo sureño de los O’Hara.

Aliphant LXXII

Aliphant LXXII. Lo Que el Viento se Llevó.

Homenaje a Lorenz (1917-2008)

Al batir de las alas de una mariposa en Pekín le pueden achacar un huracán en Nueva York. Habrá cientos de versiones, porque en realidad la sentencia tiene su origen en un proverbio chino que, simplemente, quiere expresar que hasta los actos más insignificantes pueden tener graves repercusiones.

El matemático y meteorólogo fallecido este 16 de abril de 2008, Edward Norton Lorenz, describió que algunos sistemas complejos (como el modelo de predicción meteorológica) que dependían de variables relacionadas entre sí (como la temperatura, humedad, presión, viento, etc. ) y que eran muy sensibles a las pequeñas variaciones de sus condiciones iniciales podrían mostrar comportamientos caóticos que hacían de su predicción al largo plazo una simple arte adivinatoria con escasas garantías de éxito.

De ahí que en los puentes o en los fines de semana largos siempre vaya a llover cuando conviene que no suba el consumo de gasolina. Nadie puede enfadarse porque las probabilidades de acierto son muy remotas y además se controla la inflación. Al final, como dice el refrán, si va a llover mañana, pasado lo sabremos.

Esta impredictibilidad de modelos deterministas no lineales se conoce como Teoría del Caos y se le considera la tercera revolución científica del siglo XX, después de la Relatividad y la Mecánica cuántica, nada menos.

Aliphant CCCXXVI. Homenaje a Lorenz

Aliphant CCCXXVI. Homenaje a Lorenz. El Efecto Mariposa.

La Venus de Aypbee

Icónicamente hablando, El Nacimiento de Venus, de Sandro Botticelli es una de las obras más representativas del taller de este artista del Renacimiento. Si de Miguel Ángel se aplaude su perfección , de Leonardo su creatividad y de Rafael su armonía, Botticelli es el pintor de la “gracia”. Sus figuras hieráticas y solemnes despiertan como en ningún otro creador la sensación de lo que sería tan abstracta virtud. Y no es para tomarlo a broma, ya que como se suele decir, más vale caer en gracia que ser gracioso.

El cuadro La Nascita de Venere fue pintado alrededor de 1484. En la versión Aliphantiana, Aypbee caracterizada de Venus subida a una valva de vieira, o venera, llega hasta la orilla donde le espera Aliphant disfrazado de Hora o deidad de la primavera. (No quedaban papeles más masculinos). Sustituyendo a Céfiro exhala el humo del tabaco el mismo Qoph, que como el dios del viento acude volando para empujar a Venus recién nacida hasta la costa.

Por su parte, Qoph hace referencia al programa espacial soviético Venera, cuyo objetivo era el envío de sondas al planeta Venus, o Венера, Venera, en ruso.

Aliphant CCCXXV. El Nacimiento de Venus

Aliphant CCCXXV. El Nacimiento de Venus

Las Dos Torres y el Olifante

Basándose de forma eficaz en la obra de Tolkien, la versión cinematográfica de Peter Jackson muestra una Tierra Media con una dedicación y pasión por el detalle que recuerda que hay cosas que merece la pena crear.

Aliphant se convierte a su pensar en olifante, si bien su tamaño no es el más apropiado para las cuatro defensas que muestran los también llamados mumâkil (palabra ya en plural cuyo singular es mumâk).

Al parecer, olifant es como se llaman los elefantes en afrikaans, de manera que el término lejos de distar de etimología parecía reemplazarla.

Aliphant LXVI

Aliphant LXVI. El Señor de los Anillos. Las dos Torres.

Yo tenía una grrranja en África

La posibilidad de recrear en los simuladores de Aliphant los escenarios de las grandes películas fue una de las razones de peso para crear esta tira cómica.

Por requerimiento del guión, Aliphant es rubio como Denys y Tsade, su compañera de fatigas, arrastra las erres como la danesa Karen. La gramola, esta vez, hace de sí misma. También el decorado trata de buscar la iluminación de la sabana africana que centra y a la vez acoge la vida de los protagonistas.

La legendaria banda sonora, que la viñeta, por desgracia, no puede transmitir, es una de las obras maestras indiscutibles de John Barry y, en definitiva, la música indispensable para ir de safari.

Aliphant LXIII

Aliphant LXIII. Memorias de África

Aliphantix

A punto casi de alcanzar la cincuentena, Astérix el Galo recibió en castellano su nombre llano por culpa de la similitud de la tilde francesa -que marca la apertura de la vocal, ya que todas sus palabras on agudas- con la marca de acento en español. Más ridículo es lo de “tentén“, no obstante.

A pesar de la desaparición del guionista Goscinny el gran Albert Uderzo ha seguido con las aventuras de los galos con mayor refinamiento artístico que literario, pero no hay duda que los últimos volúmenes son parte de la gran obra según la entendía el dúo Goscinny-Uderzo.

Por otra parte, y centrándonos en  la viñeta de hoy, es estupendo tratar de reproducir la arquitectura de la aldea que resiste ahora y siempre al invasor o las holas de los árboles que no puede arrancar Obélix sin que llore su fiel Idéfix. Por razones de peso, Aliphant debe vestir el pantalón de franjas verticales de Obélix, que, como todo el mundo sabe y el que se cayó en la marmita de poción mágica cuando era pequeño siempre recuerda, adelgazan.

Aliphant XLVII. Una gala gala.

Aliphant XLVII. Una Gala Gala

Hacerte la Pascua

Rapanui o la Isla de Pascua es una localización fascinante y misteriosa. Se estima que la manufactura de sus famosos grupos escultóricos formados por megalitos acabó con el equilibrio natural del ecosistema isleño. Por otra parte, sus moáis, que es como también en castellano se llaman sus peculiares esculturas, han hecho de la Isla de Pascua una referencia icónica universal, un símbolo de la Humanidad, y eso, claro, no tiene precio.

La viñeta del tipo “simulador equivocado” responde a un modelo concreto: Qoph entiende a su manera las especificaciones del cliente y las transmite de forma errónea con un resultado tan disparatado como trabajoso. Aliphant se suele enterar por vía telefónica a través del comunicado de su traje de diseñador virtual, de manera que sólo se escucha su parte, pero se deduce prácticamente todo lo que dice su interlocutor, al estilo del chiste telefónico. Al lector se le deja la tarea de reconstrucción, claro.

Aliphant CCCXXII. Hacer la Pascua

Aliphant CCCXXII. Hacer la Pascua.

3,2,1… Con tacto.

Es frecuente que entre las tiras de Aliphant haya extrañas referencias al sistema de enumeración, llegando incluso, en determinadas ocasiones, a centrar el tema tratado.

La razón de esta introducción es que éste es uno de esos casos. Si no lo fuera, el párrafo anterior no dejaría de ser cierto, aunque tal vez menos oportuno. Es lo mismo que tienen los prólogos….

El numeral 321 evoca la secuencia de lanzamiento de una lanzadera espacial o de cualquier otra cosa con el privilegio de huir de la gravedad aunque sea tan sólo por unos instantes. Y de privilegiados va 3,2,1.

Aliphant CCCXXI. 3,2,1,... 

Aliphant CCCXXI. 3,2,1,… 

Uniforme Matricial

Entre todas las ventajas de representar a Matrix en esta viñeta, la menos confensable es que, al igual que en cierta escena de la película, se puede prescindir del fondo.

Así pues, esta es una viñeta más bien de vestuario, de texturas y de cierta caracterización que hace que una parodia sea eso, una parodia.

Aliph-Neo y Qoph-Morfeo acompañan a una Beth-Níobe que sitúa la escena en la segunda película de la serie. Y que viene muy bien para sostener la firma.

Aliphant XXXII. 

Aliphant XXXII. M-ANT-rix. 

Que Cuadre ese Balance.

 No hay duda de que el mayor despliegue tecnológico se realiza allá donde hace más falta… para los propios intereses de una compañía.

En el caso de ANT, el desarrollo más innovador de realidad virtual se centra en la creación de los libros de contabilidad más brillantes y favorecedores de la historia económica de una empresa-país.

En esta Contabilidad Creativa, unos pequeños injertos 3D crean las pantallas de realidad virtual que los operarios están presenciando.

Aliphant XXII. Contabilidad Creativa. 

Aliphant XXII. Contabilidad Creativa. 

Bella Notte

Hola, 14 de Febrero. ¿Qué puede haber más romántico que dos enamorados empujando una albóndiga con la nariz? ¿La carta de suicidio de Larra? ¿Los diez y no cien cañones por banda de Espronceda? ¿Un cuadro de Friedrich? ¿Wagner?

Lo mejor de los especiales es que no requieren mucha explicación… Bueno, tal vez una: ¿cómo se puede disfrazar una elefanta de Dama de “La Dama y el Vagabundo”?
Bella notte!

Aliphant CCCXVIII. Especial San Valentín

Aliphant CCCXVIII. Especial San Valentín 2008.

Imaginando

Imaginación: algo tan difícil de definir como de cuantificar. Se sabe cuando falta o cuando es escasa y cuando se tiene demasiada y cuando sobra. Pero nadie a ciencia cierta sabe cuál es la cantidad exacta de imaginación que cada mente debe atesorar y administrar en su interior.

La imaginación, cuando hace acto de presencia, es siempre desbordante, exuberante, brota a raudales huyendo de un cauce que nunca pudo estar seco, porque la imaginación, por mucho que nos pueda sorprender en nuestros estereotipos verbales, nunca ha tenido límites.

Y no hay que usar mucha imaginación para deducir, que este es el tema de la tira de hoy:  Un Paseo por las Nubes.

Aliphant CCCXVII. Un Paseo por las Nubes

Aliphant CCCXVII. Un Paseo por las Nubes.

El Arca del Olvido

Olvidado entre los recuerdos de aquellas primeras tiras de Aliphant surgió de repente un especial de San Valentín con trasfondo cinéfilo. También era la primera vez que se le veía a Aliphant trabajar, lo cual no es desdeñable después de nueve viñetas sin mover un dedo.

La existencia de un simulador de día de San Valentín que liberaba de la necesidad de materializar los regalos atentaba contra la forma de vida antiana,-es decir, de la isla-corporación ANT-, de manera que recibió el ostracismo que se merecía. La ilustración de esa condena al olvido recordaba al inmenso almacén que cobijaría el Arca de Indiana Jones tras un sinfín de arriesgadas peripecias.

Valga con cierto adelanto sobre la fecha en ciernes este Especial de San Valentín.

Aliphant X. Especial San Valentín.

Aliphant X. Especial San Valentín