Archivo de la categoría: homenaje

El Principito de Maquiavelillo

Toda muestra de cultura dispone de una antítesis de disparate garrafal proporcional al alarde de ingenio que supone el conocimiento de la existencia de la primera. Es decir, cuanto más culto quiere uno parecer, mayores burradas comete.

El personaje de Qoph disfruta enormemente de esos alardes propios de su condición, aunque no obstante, su carencia absoluta del sentido del ridículo le permite llevar hasta el final sus interpretaciones disparatadas.

Sin embargo, tal vez el mundo sería un poco más feliz si en lugar de El Príncipe de Maquiavelo, con su portentosa justificación de los medios para llegar al fin propuesto, se tomara como referencia la filosofía soñadora de El Principito de Saint-Exupéry.

Hay que domesticar a la competencia…

Aliphant XXVIII

Aliphant XXVIII. El Principito.

El Séptimo Libro

Al séptimo libro de la epopeya potteriana no se le puede negar una envidiable búsqueda de la completitud, palabra fea donde las haya pero que resulta menos gráfica que la redondez, poco apropiada para los libros, que en la mayor parte de los casos tienen formas más poliédricas.

J.K.K colecciona sus creaciones diseminadas por los seis libros anteriores para darles una despedida tan fugaz como digna, de manera que una de las preocupaciones durante la lectura del libro es a quién se dejará la autora sin citar.

A punto de comenzar otra miniserie dentro de la línea principal que todo comic strip debe poseer, el esperado encuentro entre Sameck el Ascendido y Aliphant el doblemente frustrante de los malévolos planes del desmán pirenaico se desarrolla en un extraño escenario cargado de estática y fuegos de San Telmo.

El vestuario tampoco tendría mucho sentido, si no fuera por este homenaje por la aparición de la  traducción al español de «Harry Potter and the Deathly Hallows» que es Voldemobbing.
Aliphant CCCXIX. Voldemobbing 

Aliphant CCCXIX. Voldemobbing 

Holograma Agorero

En la Historia de la Ciencia Ficción, merece un capítulo aparte la creatividad del gran Isaac Asimov. En su origen esta viñeta Especial Asimov I conmemoraba el 6 de abril de 2003 el undécimo aniversario de la desaparición del divulagador ruso-americano.

Uno de los personajes más célebres de la obra asimoviana es el matemático padre de la Psicohistoria llamado Hari Sheldon. La tira representa el testamento holográfico que, siglos después de Hari, seguía pronosticando el devenir de los acontecimientos en la sociedad de la Fundación. Los pronósticos se relacionaban con tendencias históricas a gran escala, guerras, crisis, invasiones, pero en ningún caso podía medir la evolución de un único individuo. Futurólogo no era, vamos.

Cabe reseñar, la mención por parte de la Reina Beth de la empresa de la competencia BEE, que, a diferencia de ANT, estará regida por abejas.

La silla de ruedas, por último, es uno de los atributos del anciano Hari en la época que registraba sus hologramas. La motricidad de la Reina-CEO Beth está, por el momento, completamente operativa.

Aliphant XXIV

Aliphant XXIV. Especial Asimov I

La Gran Ola

Wawant es uno de esos personajes secundarios, tal vez terciarios, que andan buscando su oportunidad por las viñetas de Aliphant.

Un oso hormiguero empleado como guardaespaldas de la poderosa Reina-CEO de ANT infunde un temor visceral entre los empleados-hormigas que podría ser explotado de una manera mucho más efectiva, quizás, en un puesto de Recursos Fórmicos.

Esta primera aparición de Wawant transcurre meramente al servicio del comentario de la Reina Beth, que también hace su estreno aliphantiano en Efecto Pinocho.

Como ya habrá apreciado el paciente lector, el decorado del restaurante oriental contiene un panel de la época Muromashi y el famoso grabado de La Gran Ola de Hokusai del periodo Edo.

Aliphant XVI. Efecto Pinocho

Aliphant XVI. Efecto Pinocho.

Soylent Green

Resulta curioso recordar cómo se produjo la transición al color de las viñetas de Aliphant. En cierta forma siguió una transición suave, como la del propio cine, combinando primero un efecto, luego una tonalidad hasta llegar a la policromía de hoy en día.

Esta primera experiencia de color debía proceder de una llama, como un pequeño homenaje a La Lista de Schindler de Steven Spielberg. La escena de la llama que funde el color a la escala de grises era su forma de decir, «mi medio de expresión a partir de ahora será la película en blanco y negro, pero es completamente deliberado y puedo dejarlo cuando quiera, qué os creéis».  O algo similar, quién sabe.

En la tira de Aliphant, en cambio, todo surgió de la forma tradicional: «hágase la luz» y con ella los millones de colores que la tarjeta gráfica dispone para recrear parte de su espectro visible.

El segundo matiz cinéfilo es la bicicleta estática que proporciona la electricidad como en la sociedad en declive de  «Cuando el Destino nos Alcance» (Soylent Green, MGM 1973). En 2022 un mundo esquilmado y superpoblado recurre a medidas extremas para garantizar la supervivencia de los seres humanos.

Aliphant XIII. Trabajo y Sinergia.

 Aliphant XIII. Trabajo y Sinergia

Con Faldas y a Lo Loco

Kaph, la malhumorada cafetera de Aliphant llevaba mucho tiempo rondando por chistes gráficos aislados cuando pasó a formar parte de la plantilla de ANT.

Con esta viñeta, empieza, tal vez de una forma un tanto discreta, una serie de homenajes al cine. En esta ocasión, el absurdo monólogo final de Billy Wilder de «Con Faldas y a lo Loco» (Some Like It Hot, United Artists, 1959) se transfigura en una escena en la que claramente se concluye que Nadie es Perfecto.

Aliphant VII. Nadie es Perfecto.

Aliphant VII. Nadie es Perfecto.

Especial Mortadelo y Filemón

Hay fuente innegables en todo proceso creativo. Pero, ¿qué sentido tiene negarlas cuando además uno está orgulloso de sus influencias? Este año que Aliphant llega al lustro, cumplen Mortadelo y Filemón su medio siglo de existencia.

Las portadas de los copiosos álbumes del genial Ibáñez marcaron desde un principio la pauta de las tiras de Aliphant: toda la acción se desarrolla en una viñeta, los antecedentes se deducen por el contexto y la conclusión se deja a la lógica del lector. Los malentendidos son fundamentales para crear humor y, en cierta forma, hay un choque dialéctico entre los personajes que exponen cada situación, y suele salir siempre el mismo trasquilado.

¡Enhorabuena por esos 50 años!

Aliphant CCCXIV. Especial Mortadelo y Filemón

Aliphant CCCXIV. 50ºAniversario de Mortadelo y Filemón.