Archivo de la categoría: daleth

Sobre el Laberinto

La habitabilidad de un lugar que desde el exterior se asemeja a un laberinto clásico, sólo es posible gracias al esfuerzo de algunos individuos como Daleth que son conscientes de la naturaleza del lugar.

Si bien Daleth no necesita ovillo alguno de Ariadna para encontrar la salida, siempre es mejor abarcar el problema desde otro punto de vista y obtener una solución óptima. Antianamente hablando, vamos.

Aliphant XCV

Aliphant XCV. Laberinto de Cubículos.

Vuelta al Globo

Reparar en los gastos hubiera sido una política empresarial mezquina y podría ser tomado como un signo de debilidad no hace tanto tiempo.

Sin embargo, las nuevas políticas de ahorro corporativo se justifican por el anhelo de entrega hacia los accionistas y un sempiterno espíritu de sacrificio.

No obstante, el umbral de lo ridículo puede no ser tan difícil de franquear, porque, a diferencia de lo definitivamente ridículo, no exige manifestaciones exteriores de su cualidad…

Aliphant LXXXVII 

Aliphant LXXXVI. Aldea Global 

Homenaje a Lázaro Carreter

Por aquel marzo de 2004 el gran maestro de la lengua de Cervantes era Fernando Lázaro Carreter. Y es obligatorio usar la palabra «maestro» en lugar de experto o conocedor porque su sabiduría llegaba a ese nivel donde las ideas estaban tan claras en su mente que no le suponían dificultad alguna en transmitirlas e incluso fijarlas  y darles esplendor en las molleras ajenas.

Semejante conocimiento de las estructuras gramaticales de nuestra lengua estaba presente sin duda en la obra de su paisana la gran María Moliner, autora del diccionario que le dio celebridad.

En el idioma, como en tantas otras materias de nuestra existencia, nos vemos necesitados de referencias y don Fernando sabía poner el dardo en la palabra, que es precisamente como se titulaban sus artículos de corrección lingüística y a lo que Aliphant se refiere.

Optimista por naturaleza, en esta viñeta aparece Aliphant con la trompa baja en señal de duelo.

Aliphant LXXVI 

Aliphant LXXXVI. Homenaje a Lázaro Carreter 

El Retorno del Rey de los Óscars

Marchando como en un desfile, la ceremonia de los premios de la Academia de 2004 tuvo la emoción de lo inevitable, de lo imparable, de lo que sabes seguro pero necesitas que se materialice ante tus ojos para permitirte creerlo.

El Señor de los Anillos: El Retorno del Rey arrasaba aquel  29 de febrero con todos lo premios a los que podía optar: once de once. Cuando Spielberg abrió el sobre de la Mejor Película dijo: «it’s a clean sweep», gráfica expresión de la Mariana estadounidense para aquellas maniobras navales que han dejado el mar libre de enemigos.

La Ceremonia recuperaba a su mejor anfitrión, Billy Crystal, en una sucesión de galardones concedidos por algo que se echaba de menos en el séptimo arte: la dedicación en cuerpo y alma de sus creadores.

La Trilogía de El Señor de los Anillos no será por supuesto del gusto de todos, ni siquiera de los aficionados más acérrimos, pero la entrega demostrada por sus artífices debería ser la esencia por la que se entregan unos premios como los Óscars.

No se puede pretender medir el arte, ni aún mucho menos comparar sus variadas demostraciones entre sí y salir airoso, pero si vas a erigir vencedores de entre los vencidos, que lo merezcan de verdad.

Aliphant LXXXV

Aliphant LXXXV. Especial Óscars 2003 

En el Nombre de ANT

Evocando el lema de la RAE de «limpiar, fijar y dar esplendor«, el consejo antiano no se anda tampoco con sutilezas a la hora de permitir que aflore el corporativismo de sus empleados.

Como se explicará más adelante, el logo antiano representa a la propia isla de forma triangular que sustenta su estructura física. en la característica escritura en zigzag, las tres letras equivalentes a A-N-T se disponen formando la fcgura que deb ser abrillantada por Aliphant y Daleth en esta viñeta.

Aliphant LXXXII

Aliphant LXXXII. El Logo Resplandeciente de ANT

Fichas de los Personajes IV: Dalethant

*Dalethant

Extracto de la Enciclopedia Ántica.

Personaje de la Serie Aliphant
Image:Aliphant.jpg
Daleth, el compañero de fatigas de Aliphant
Dalethant
Lugar de nacimiento Isla flotante de ANT
Especie Formica Antiana (Hormiga de ANT)
Género Masculino
Cargo en ANT Ingeniero de Realidad Virtual
Color del Cabello No aplicable.
Color de Piel Ocre.
Vestuario A veces lleva corbata.
Primera Aparición en ANT Aliphant I
Número de Apariciones Personaje habitual (Cuarto en frecuencia

después de Aliphant, Qoph y Kaph)

Otras Características Raramente se disfraza, pero es posible verle como Chef Tony, arquero élfico o incluso como Aliphant

Daleth es un compañero de trabajo de Aliphant en la tira cómica del mismo nombre, creada en 2003.

Así como otros personajes disponen de un carácter propio y unos rasgos diferenciales, Dalethant, o simplemente Daleth es la encarnación de la hormiga genérica de ANT. Es el que siempre está allí escuchando lo que Aliphant tiene que decir, cómplice de sus bromas y siempre preparado para dar la réplica que el chiste necesita. Sin embargo, no es simplemente la sombra de Aliphant que convierte sus monólogos en cosa de dos.

Daleth insufla el carácter antiano a las situaciones, la normalidad desde el punto de vista de la sociedad antiana y que suele diferir del criterio de Aliphant. Muestra lo que debería ser lo normal según los proios cánones del hormiguero de ANT.

El origen de su nombre es la letra del alfabeto fenicio, daleth en algunas transcripciones seguida de la partícula ant, que identifica a todos los personajes de la tira que trabajan en la compañía. La letra daleth acabó derivando en nuestra letra d.

La sonoridad del nombre, que recuerda al anglosajón Dale fue uno de los principales criterios para elegir el nombre de esta hormiga.

Homenaje a Lorenz (1917-2008)

Al batir de las alas de una mariposa en Pekín le pueden achacar un huracán en Nueva York. Habrá cientos de versiones, porque en realidad la sentencia tiene su origen en un proverbio chino que, simplemente, quiere expresar que hasta los actos más insignificantes pueden tener graves repercusiones.

El matemático y meteorólogo fallecido este 16 de abril de 2008, Edward Norton Lorenz, describió que algunos sistemas complejos (como el modelo de predicción meteorológica) que dependían de variables relacionadas entre sí (como la temperatura, humedad, presión, viento, etc. ) y que eran muy sensibles a las pequeñas variaciones de sus condiciones iniciales podrían mostrar comportamientos caóticos que hacían de su predicción al largo plazo una simple arte adivinatoria con escasas garantías de éxito.

De ahí que en los puentes o en los fines de semana largos siempre vaya a llover cuando conviene que no suba el consumo de gasolina. Nadie puede enfadarse porque las probabilidades de acierto son muy remotas y además se controla la inflación. Al final, como dice el refrán, si va a llover mañana, pasado lo sabremos.

Esta impredictibilidad de modelos deterministas no lineales se conoce como Teoría del Caos y se le considera la tercera revolución científica del siglo XX, después de la Relatividad y la Mecánica cuántica, nada menos.

Aliphant CCCXXVI. Homenaje a Lorenz

Aliphant CCCXXVI. Homenaje a Lorenz. El Efecto Mariposa.

Multitud en Monticello

De los homenajes y galardones siempre hay estereotipos que tratan de justifica, por un lado la conducta de los que ganan y por otro de los que merecían también ganar, o lo que es lo mismo: de los que por tanto, no lo han hecho.

El escenario escogido es un exterior de la Casa de Qoph, una réplica del palacete de Monticello diseñado por Thomas Jefferson, el tercer presidente de Estados Unidos como residencia personal.

En un sutil segundo plano aparece también la Reian-CEO Beth que preside la entrega de un trofeo a Qoph.

Aliphant LXVIII 

Aliphant LXVIII. Lo Discreto del Éxito 

Las Dos Torres y el Olifante

Basándose de forma eficaz en la obra de Tolkien, la versión cinematográfica de Peter Jackson muestra una Tierra Media con una dedicación y pasión por el detalle que recuerda que hay cosas que merece la pena crear.

Aliphant se convierte a su pensar en olifante, si bien su tamaño no es el más apropiado para las cuatro defensas que muestran los también llamados mumâkil (palabra ya en plural cuyo singular es mumâk).

Al parecer, olifant es como se llaman los elefantes en afrikaans, de manera que el término lejos de distar de etimología parecía reemplazarla.

Aliphant LXVI

Aliphant LXVI. El Señor de los Anillos. Las dos Torres.

«Pos» sí…

A los cuadraditos de papel de color fosforescente parcialmente autoadhesivos cuyo nombre es una marca registrada seles puede reverenciar u odiar, pero a poca gente le son indiferentes.

Al parecer, su invención fue fruto de un experimento de pegamento fallido. El resultado fue una sustancia pegajosa,  capaz de mantener pesos reducidos y bastante reutilizable. (La parte de los colores chillones pudo también ser fruto del mismo experimento químico con pegamento, pero eso no lo confirma la historia del invento).

Lo que no se sospechaba es que a los cuadraditos les encanta vivir en grandes manadas, agrupados, dándose calor los unos a los otros por su luminiscencia  y formando gruesas cortezas sobre todo tipo de superficies de oficina.

Aliphant LX. 

Aliphant LX. La Senda de los Pos-Sí 

Especial Halloween I

Todo acontecimiento social que se precie debe ser acompañado por una cierta dosis de falta de sentido del ridículo que enturbie aquello que del comportamiento en sociedad podía esperarse.

Lejano en el tiempo este primer Especial de Halloween, mostraba por primera vez a los personajes principales en una misma escena, compartiendo no sólo el espacio sino también una desesperada necesidad de vida social que emergía de su esencia reprimida.

Un detalle para los curiosos: entre monstruos temibles -para las hormigas antianas- como la bruja. la momia, una rana o un extraterrestre, aparece el propio Qoph fumando.

Aliphant LIX

Aliphant LIX. Especial Halloween I

Calendario de Aries

Aries, el vellocino de oro, recorre su camino sideral durante buena parte del mes de abril. Es un signo de fuego que, al parecer, se lleva estupendamente con todos y cada uno de los 500 millones de sagitarios que habrá en el mundo. Eso es ser buena gente.

El pintor homenajeado este mes es Salvador Dalí, un híbrido entre artista renacentista y hombre-orquesta megalomaníaco. Al igual que los grandes pintores del Renacimiento, no se conformó con los lienzos y desparramó su imaginación incontenible por todas las artes conocidas y las que se fueran inventando, como el cine y la holografía.

El óleo «La Persistencia de La Memoria» se considera la obra más representativa del surrealismo daliniano. Las hormigas pasean por un reloj como marcando su descomposición por el paso del tiempo. Las rocas en la arena adquieren formas tal vez reconocibles mientras que los relojes se derriten como el queso de Camembert en el carro del reponedor del súper quizás en un alarde de relativismo onírico.

Como detalle para los lectores, todos los relojes de la escena contienen el sistema de numeración antiano en sus esferas.

La relación entre Dalí y Aries, ha de hallarse en un cuadro titulado «La mano de Dalí retirando un toisón d´or en forma de nube para mostrar a Gala la aurora completamente desnuda, muy muy lejos, detrás del sol«. ¿O acaso no es el toisón de oro el vellocino del carnero Aries?

Aliphant LXXV. La persistencia de la Memoria

Aliphant LXXV: Persistencia de la Memoria.

Dinamismo en el Proyectil

Facilitar las relaciones entre dos empresas rivales es una tarea ardua cuando todo el dinamismo se aplica a los objetos contundentes lanzados contra las cabezas de los adversarios.

ANT, la empresa-hormiguero y BEE, la corporación-colmena se enfrentan por la conquista del mercado desde hace varias generaciones. Sin embargo, algunos proyectos sólo son viables si trabajan en colaboración y allí es donde surgen las tensas negociaciones.

Aliphant LVI.

Aliphant LVI. Tensas Negociaciones.

Setas en la Pared

No podría decirse que la broma en sí no deja de tener cierta gracia. No obstante, cabe reseñar que había llegado el momento en que para referirse al personaje de Qoph no hacía falta su presencia gráfica.

La estética de la decoración antiana sería sustituida por unos tonos más pardos pero en esencia, responde a la sensación de mucha actividad en los pasillos.

El cuadro expuesto es una pequeña consideración a una de las primeras viñetas que dibujó el autor con herramientas de diseño en 3D y como protagonistas contaba con dos setas.  Cuadro dentro del cuadro.

Como si tratara de un Protector de Pantalla.

Aliphant XXXI. Protector de Pantalla

Aliphant XXXI. Protector de Pantalla.

El Monólogo del Replicante

Un gran monólogo surge a veces en las condiciones más insospechadas.  De Blade Runner, se cuenta que Rutger Hauer, el actor que interpretaba a Roy, jefe de los replicantes,  se inventó poco antes de rodar la famosa escena un discurso sobre las distintas aventuras que había presenciado en su corta vida.

La viñeta homenaje parafrasea las supuestas gestas de ese ser moribundo poniéndolas en boca de una máquina de café a punto de ser desconectada para su fumigación.

Y Aliphant, vestido como Deckard, comparte la agonía de la cafetera.  Como detalles de la película de culto, Daleth lleva los pantalones de Roy y un pequeño unicornio de papiroflexia aparece en el suelo vacío.

Para seguir con la celebración, la trigésima viñeta, Blade Runner,  es la primera en color.

Aliphant XXX 

Aliphant XXX. Blade Runner 

El Principito de Maquiavelillo

Toda muestra de cultura dispone de una antítesis de disparate garrafal proporcional al alarde de ingenio que supone el conocimiento de la existencia de la primera. Es decir, cuanto más culto quiere uno parecer, mayores burradas comete.

El personaje de Qoph disfruta enormemente de esos alardes propios de su condición, aunque no obstante, su carencia absoluta del sentido del ridículo le permite llevar hasta el final sus interpretaciones disparatadas.

Sin embargo, tal vez el mundo sería un poco más feliz si en lugar de El Príncipe de Maquiavelo, con su portentosa justificación de los medios para llegar al fin propuesto, se tomara como referencia la filosofía soñadora de El Principito de Saint-Exupéry.

Hay que domesticar a la competencia…

Aliphant XXVIII

Aliphant XXVIII. El Principito.