Archivo de la categoría: daleth

Holograma Agorero

En la Historia de la Ciencia Ficción, merece un capítulo aparte la creatividad del gran Isaac Asimov. En su origen esta viñeta Especial Asimov I conmemoraba el 6 de abril de 2003 el undécimo aniversario de la desaparición del divulagador ruso-americano.

Uno de los personajes más célebres de la obra asimoviana es el matemático padre de la Psicohistoria llamado Hari Sheldon. La tira representa el testamento holográfico que, siglos después de Hari, seguía pronosticando el devenir de los acontecimientos en la sociedad de la Fundación. Los pronósticos se relacionaban con tendencias históricas a gran escala, guerras, crisis, invasiones, pero en ningún caso podía medir la evolución de un único individuo. Futurólogo no era, vamos.

Cabe reseñar, la mención por parte de la Reina Beth de la empresa de la competencia BEE, que, a diferencia de ANT, estará regida por abejas.

La silla de ruedas, por último, es uno de los atributos del anciano Hari en la época que registraba sus hologramas. La motricidad de la Reina-CEO Beth está, por el momento, completamente operativa.

Aliphant XXIV

Aliphant XXIV. Especial Asimov I

Sólo, sin compañía

También surgen ideas para las tiras de las situaciones más extrañas. En esta ocasión, se había reformado la ortografía de la Real Academia Española de la Lengua Española sobre el uso de las tildes diacríticas. De una regla fija para la tilde de la palabra solo (es decir, lleva tilde cuando es un adverbio equivalente a solamente y no la lleva cuando equivale a «sin compañía») se pasó a dejarlo al sentido común que tanto caracteriza a cualquier masa parlante. Todavía más, se penalizará el uso de la tilde cuando no sea estrictamente necesaria para la determinación del significado,  justificándolo únicamente  en caso de ambigüedad.

Tras convertir en transgresores  a los defensores de la ley y en inocentes a los pobres ignorantes, la medida requería una tira que recordara la razón de la existencia de la vieja norma:  Sólo solo.

Aliphant XXIII. 

Aliphant XXIII. Sólo solo. 

Que Cuadre ese Balance.

 No hay duda de que el mayor despliegue tecnológico se realiza allá donde hace más falta… para los propios intereses de una compañía.

En el caso de ANT, el desarrollo más innovador de realidad virtual se centra en la creación de los libros de contabilidad más brillantes y favorecedores de la historia económica de una empresa-país.

En esta Contabilidad Creativa, unos pequeños injertos 3D crean las pantallas de realidad virtual que los operarios están presenciando.

Aliphant XXII. Contabilidad Creativa. 

Aliphant XXII. Contabilidad Creativa. 

La Estatuilla de Chicago.

A apenas diez días para los Óscars, esta viñeta hace referencia a lo que se constituyó en un acto recursivo: una viñeta especial protagonizada por Kaph.

Si bien la inteligencia artificial de la máquina de café la hace cinéfila, su simulador de personalidad la convierte en prácticamente un psicópata con una obsesión enfermiza por la ceremonia de marras.

Chicago consiguió el Óscar como Mejor Película de 2002, que, como es sabido, se otorga a principios de 2003. Una hormiga rubia y otra morena representan a las protagonistas de la película. Como curiosidad, Aliphant aparece en pose de premio de la Academia.

Aliphant XXI. Especial Óscars 2002 

Aliphant XXI. Especial Óscars 2002

Bella Notte

Hola, 14 de Febrero. ¿Qué puede haber más romántico que dos enamorados empujando una albóndiga con la nariz? ¿La carta de suicidio de Larra? ¿Los diez y no cien cañones por banda de Espronceda? ¿Un cuadro de Friedrich? ¿Wagner?

Lo mejor de los especiales es que no requieren mucha explicación… Bueno, tal vez una: ¿cómo se puede disfrazar una elefanta de Dama de «La Dama y el Vagabundo»?
Bella notte!

Aliphant CCCXVIII. Especial San Valentín

Aliphant CCCXVIII. Especial San Valentín 2008.

Mesa de Reyes

La mesa del jefe Qoph siempre ha sido un ejemplo de orden y pulcritud. de hecho, es posible que los mismo papeles que aparecieron en esta vigésima viñeta todavía estén allí, trescientas viñetas hacia el presente.

Aprovechando que por una vez se habla de la siempre ignorada mesa de Qoph, se puede añadir que, al igual que los insectos, consta de seis patas, en lugar de las tradicionales cuatro. Su forma retorcida tal vez no le confieran más estabilidad, pero si un diseño que sin poder ser clásico, declara que no es un mueble vanguardista. En las clases de arte, se enseña que la mejor manera de diferenciar muebles del periodo Luis XIV con sus similares del estilo Luis XVI estriba en la forma de sus patas.

Sólo tal vez por eso, y con una alta probabilidad de que el principal interesado lo ignore, el gusto de Qoph anda más próximo a aquel del Rey Sol.
Aliphant XX

 Aliphant XX. Bromas de Interfono.

Cafeinómanos

 Zanjada la cuestión sobre la necesidad del café, surge la obligación del buen uso del mismo, ya sea como tinte, pintura, repente de insectos o incluso como bebida excitante.

No obstante, gracias a la intromisión de las nuevas tecnologías, las posibilidades para el uso de sus posos, superan con creces los de la futurología.

Y de eso parte, la creación de este Ciber-Café:

Aliphant XVII

 Aliphant XVII. Ciber-Café 

Calendario de Acuario

Sucede que el mes de Febrero fluye desde el signo de Acuario (Vermeer, esquina inferior izquierda) hasta Piscis (Arcimboldo, figura central)Referencia: «Lezend meisje bij het venster».(«Muchacha leyendo una carta en una ventana abierta)» (1657-1659) de Jan Vermeer.

Durante su paupérrima vida, el pintor holandés nacido en Delft tuvo a bien tratar de equilibrar la minoría católica de su ciudad con sus catorce vástagos, de los cuales le sobrevivieron once. Olvidado durante doscientos años, su honor fue restaurado en pleno siglo XIX para convertirse en uno de los exponentes de la escuela flamenca barroca junto con Rembrandt, Frans Hals, Van Dyck y Rubens.

Vermeer es uno de los llamados «pintores de la luz». Seguía un método descrito por Leonardo da Vinci, según el cual los colores de los objetos se ven influenciados por los colores de los objetos adyacentes, de manera que las sombras y brillos deben tomar los matices del entorno que les rodea. Traduciendo, Vermeer aplicaba ya el algoritmo de ray tracing en pleno siglo XVII.

Otras de sus características es que, al igual que el magnate John Hammond de «Parque Jurásico», Vermeer «no reparaba en gastos». Para pintar las tonalidades azules de sus cuadros usaba el pigmento ultramarino creado a partir de la piedra preciosa lapislázuli, uno de los más costosos de la época. Para la correcta impresión de esta viñeta, se recomienda suministrar grandes cantidades de lapislázulis que permitirán al autor darle el tono apropiado de azul al elefante retratado.

El marcado relieve de la cortina y de los objetos de primer plano proporcionan un trampantojo o juego visual un tanto exagerado pero del gusto de aquella época. Por último, cabe destacar que el tipo de pinceladas gruesas y cargadas de pintura, el impasto, reduce el detalle explícito para dar volúmen a las formas de la obra.

A efectos prácticos, Aliphant recibe su uniforme de BEE que coincide en buena parte del diseño con el de la joven del cuadro, si bien estaba claro desde viñetas anteriores que los colores de la empresa competidora de ANT son el amarillo dorado y el negro.

¿La relación con Acuario? Durante bastante tiempo el cuadro fue atribuido erróneamente a diversos autores de la época: Rembrandt, Flinck, Pieter de Hooch y a un tal «Van der Meer, procedente de Delft». Ese Van der Meer , que finalmente sería identificado comoVermeer, significa algo así como Del Lago. Y no puede negarse que un acuario es como un lago de andar por casa…

Aliphant CCXXV. Aliphant leyendo una carta frente a la ventana sin Vermeer

Aliphant CCXXV: Aliphant leyendo una carta frente a la ventana sin Vermeer

Soylent Green

Resulta curioso recordar cómo se produjo la transición al color de las viñetas de Aliphant. En cierta forma siguió una transición suave, como la del propio cine, combinando primero un efecto, luego una tonalidad hasta llegar a la policromía de hoy en día.

Esta primera experiencia de color debía proceder de una llama, como un pequeño homenaje a La Lista de Schindler de Steven Spielberg. La escena de la llama que funde el color a la escala de grises era su forma de decir, «mi medio de expresión a partir de ahora será la película en blanco y negro, pero es completamente deliberado y puedo dejarlo cuando quiera, qué os creéis».  O algo similar, quién sabe.

En la tira de Aliphant, en cambio, todo surgió de la forma tradicional: «hágase la luz» y con ella los millones de colores que la tarjeta gráfica dispone para recrear parte de su espectro visible.

El segundo matiz cinéfilo es la bicicleta estática que proporciona la electricidad como en la sociedad en declive de  «Cuando el Destino nos Alcance» (Soylent Green, MGM 1973). En 2022 un mundo esquilmado y superpoblado recurre a medidas extremas para garantizar la supervivencia de los seres humanos.

Aliphant XIII. Trabajo y Sinergia.

 Aliphant XIII. Trabajo y Sinergia

Los Cuatro del Café

Que la existencia de las cafeteras de empresa permite el libre flujo de información entre empleados  así como un necesario descanso que repercute en la calidad del trabajo posterior, no debería ser una sorpresa para nadie.

No obstante, Qoph sigue patrones menos modernos sobre la producción y de ahí que su crítica es acogida con cierta cautela por los empleados que están Tomando Café.

Presentaciones aparte, en esta viñeta aparecen los cuatro personajes principales de la serie por primera vez juntos, Qoph, Aliphant, Daleth y  Kaph. El fondo orgánico semitransparente de la pared sería reemplazado más adelante en los fondos 3D, la idea, era dar un aspecto de cubil de invertebrados a las instalaciones de la empresa.

Aliphant XII. Tomando Café

Aliphant XII. Tomando Café

Subida a Dos Tiempos

Mantener una historia a partir de dos viñetas no era algo excesivamente difícil como podría deducirse de esta primera prueba, pero sólo se justificaba por una puesta en escena que exigiera ocultar información al lector.

Considerando que es mejor crearse una idea propia de lo que está ocurriendo incluso antes de leer los bocadillos, la forma definitiva de cada entrega pasó a una única viñeta. Economía de acción, pero no de imaginación. La viñeta previa debe deducirse y la siguiente inducirse.

Así pues, he aquí una Subida de Sueldo en dos tiempos.

Aliphant IX. Subida de Sueldo

Aliphant IX. Subida de Sueldo.

El Principio de una Gran… Aceptación mutua.

Jamás un primer encuentro de ficción debió ser tan agreste. Lo que más tarde daría lugar a una relación cuanto menos respetuosa empezó con una demostración dialéctica un tanto agresiva.

No obstante, Aliphant demostró ser un consumidor tan entregado, que la economía hizo mella en la fría carcasa de la cafetera. Sobre el origen de Kaph, de sus capacidades y accesorios se tratará más adelante. Su carácter iba ya bastante bien definido desde el primer momento. Por otra parte, era Aliphant quien se presentaba como Un Ingeniero Superior…

Tal vez merezca la pena señalar la primera aparición de Reshant, el depósito de agua, en escena. De otra forma, pasaría tan desapercibido como de costumbre.

Aliphant VI. Un ingeniero Superior

Aliphant VI. Un Ingeniero Superior.

Receta para Rosquilla a partir de un Cruasán.

Ingredientes:

– 1 Cruasán en estado gomoso, es decir, con la consistencia que le proporciona el paso del tiempo en una atmósfera plastificada.

– Un disco compacto o DVD.

Preparación:

En la viñeta de hoy titulada Cruasán en CD.

Incluso en algo tan ordenado como un control de configuración existe una razón subyacente que tiende hacia lo absurdo. Es decir lo que es orden para unos se convierte en un completo caos para aquellos que no lo saben o no lo quieren apreciar.

De ahí a para qué Dalethant le pide un disco compacto muy concreto a Aliphant cuando podía haber hecho lo mismo con otro cualquiera hay un mundo. Y probablemente, ese mundo sea el de las novatadas.

Aliphant V. Cruasán en CD

Aliphant V. Cruasán en CD

Formica Formicis Aranea

Esta tira es la 313… Que es el emblemático número de matrícula del coche del Pato Donald. Hasta allí donde llegan mis investigaciones sobre el tema, es decir «matrículas de patos de ficción«, en Wikipedia e INDUCKS, Donald tiene el mismo coche diseñado por el dibujante Al Taliaferro desde 1938. Y se dice que el mismo pato ensambló las piezas de la chatarra. 70 Años cumple pues el 313.

Mi coche, sin embargo, ha sido ingresado con pronóstico reservado tras el diálogo siguiente en el taller:
– Hummm, fijo que va a ser el alternador…
– Lo cambié hace sólo dos años.
– Entonces fijo que es la batería. ¡Eh, ahora arranca!
– Es lógico: se ha cargado algo durante el viaje de ida hasta aquí.

¿Será lupus?

Si bien el étimo del término médico lupus para la enfermedad autoinmune no está claro, se supone que algo tendría que ver con el lobo, lupus en latín. Homo, homini lupus, el hombre es un lobo para el hombre, decían Plauto, primero y Hobbes, mucho después. Parafraseando a lo ANTiano, Formica Formicis Aranea, la hormiga es una araña para las hormigas y bien podía titularse así la versión en latín de la tira de hoy, pues de eso va. No obstante el título en castellano es Odio a iOd, así respetando las minúsculas por razones gráficas…

Aliphant 313. Odio a iOd

Aliphant CCCXXXIII: Odio a iOd

Tecleando con Corbata

Cabe imaginar que incluso los personajes de ficción necesitan un tiempo para fijar su vestuario. Mortadelo, del gran Ibáñez, llevó un bombín alargado al principio de su existencia que unas historietas más tarde desapareció por completo. Filemón, por su parte, tardó un tiempo en fijar su clásica camisa blanca con pantalón rojo. Por cierto, ¿qué varón en esa época o en esta vestiría pantalones rojos?

La tercera viñeta titulada «Tecleando«, es la primera en la que Aliphant complementa su atuendo con una corbata. Y excepto en aquellas ocasiones en que el disfraz, léase otro guiño al camaleónico Mortadelo del gran Ibáñez, lo impide, es una prenda prácticamente indispensable para el paquidermo.

Sin contar aquellos profesionales con un puesto de cara al público, empiezan a escasear los ingenieros con corbata. El conocimiento tecnológico permite prescindir de ciertas normas de etiqueta un tanto anticuadas. A nadie le importa qué lleves puesto, si puedes arreglarle la conexión a Internet, básicamente.

Tecleando, no obstante, trata de la rivalidad entre Aliphant y sus compañeras hormigas. La ventaja física de las cuatro extremidades superiores no compensa la falta de reflejos ante una situación adversa inesperada, aunque la provoque el propio Aliphant.

Aliphant III. Teclenado

Aliphant III. Tecleando.

Cuestión de Eficiencia

Bastaron pocas viñetas para demostrar la personalidad ingenieril de Aliphant: búsqueda de la eficiencia incluso allá donde no es necesaria y unos conocimientos del medio que le rodea que sobrepasan a los de su entorno.

¿Cómo se puede hacer comedia con un tipo tan arrogante, se preguntará la mayoría? Por perspectiva, tal vez. Aliphant nos abre el mundo tal como lo ve, quizás de una forma ingenua o absurda, lo retuerce con un alarde de ingenio siguiendo las propias reglas del sistema que él mismo creó y, por lo general, su propia imaginación se suele rebelar contra él.

Eficiencia es la segunda tira de la serie. Y muestra un raro momento de ocio en un espectáculo de variedades donde la protagonista es una vaca ventrílocua. Nada menos.

Aliphant II. Eficiencia

Aliphant II. Eficiencia.