Archivo de la categoría: Aypbee

La Venus de Aypbee

Icónicamente hablando, El Nacimiento de Venus, de Sandro Botticelli es una de las obras más representativas del taller de este artista del Renacimiento. Si de Miguel Ángel se aplaude su perfección , de Leonardo su creatividad y de Rafael su armonía, Botticelli es el pintor de la “gracia”. Sus figuras hieráticas y solemnes despiertan como en ningún otro creador la sensación de lo que sería tan abstracta virtud. Y no es para tomarlo a broma, ya que como se suele decir, más vale caer en gracia que ser gracioso.

El cuadro La Nascita de Venere fue pintado alrededor de 1484. En la versión Aliphantiana, Aypbee caracterizada de Venus subida a una valva de vieira, o venera, llega hasta la orilla donde le espera Aliphant disfrazado de Hora o deidad de la primavera. (No quedaban papeles más masculinos). Sustituyendo a Céfiro exhala el humo del tabaco el mismo Qoph, que como el dios del viento acude volando para empujar a Venus recién nacida hasta la costa.

Por su parte, Qoph hace referencia al programa espacial soviético Venera, cuyo objetivo era el envío de sondas al planeta Venus, o Венера, Venera, en ruso.

Aliphant CCCXXV. El Nacimiento de Venus

Aliphant CCCXXV. El Nacimiento de Venus

Homenaje a Sir Arthur C. Clarke

Odisea en el Espacio fue una obra revolucionaria de la ciencia ficción con un rigor sólo comparable a las obras del gran Julio Verne. El transfondo científico y los detalles tecnológicos sorprenden en esta obra a la vez novela y guión, ya que Arthur C. Clarke trabajaba en el proyecto de Stanley Kubrick a la vez que actualizaba un antiguo relato suyo llamado “El Centinela”.

El pasado 19 de Marzo de 2008, el nonagenario Gran Maestro de la Ciencia Ficción, junto con Asimov y Heinlein, abandonaba definitivamente la isla de Ceilán donde residía desde hace décadas.

Su legado, más allá de sus novelas y  un Nobel y un Óscar que le negaron a pesar de su candidatura,  tuvo una aplicación práctica hoy indispensable: ideó la posibilidad de colocar satélites de comunicaciones en órbita geostacionaria.

Por otra parte, elaboró sus tres leyes de Clarke, ya que “todo pensador que se precie debe elaborar sus leyes para asegurarse de que la apreciación no es sólo propia”. [Nota mental: comprobar  si alguien ha registrado ya esta ley como suya…] . La tercera ley de Clarke dice que “Cualquier tecnología suficientemente avanzada es indistinguible de la magia”. Su obra fue sin duda mágica.

Aliphant CCCXXIII. 2001: Homenaje a Arthur C.Clarke  

Aliphant CCCXXIII. 2001: Homenaje a Arthur C. Clarke. 

Comunicando, comunicando.

Resulta, que a la hora de establecer la comunicación con el exterior, algunos transarmenios prefieren utilizar una lengua que se parece sorprendentemente al ruso. Transarmenia, un pequeño enclave entre montañas, es la región donde de instaló la colmena-empresa de BEE, competidora de ANT en el mundo de la simulación.

Uno de sus empleados es Aypbee, que sólo habla BEEyano y ruso en cursiva en el momento de la llamada, y que anuncia a un ignorante Aliphant su próxima colaboración. La traducción del texto cirílico en cursiva de Aypbee, que para algo debe servir este blog a sus fieles lectores es: “No sé cómo decirle que soy su nuevo compañero de trabajo…”

Lo poco que puede comunicarse con Aliphant acelera la finalización de esta La Llamada de Aypbee.

Aliphant XXVII.

Aliphant XXVII. La Llamada de Aypbee

Bella Notte

Hola, 14 de Febrero. ¿Qué puede haber más romántico que dos enamorados empujando una albóndiga con la nariz? ¿La carta de suicidio de Larra? ¿Los diez y no cien cañones por banda de Espronceda? ¿Un cuadro de Friedrich? ¿Wagner?

Lo mejor de los especiales es que no requieren mucha explicación… Bueno, tal vez una: ¿cómo se puede disfrazar una elefanta de Dama de “La Dama y el Vagabundo”?
Bella notte!

Aliphant CCCXVIII. Especial San Valentín

Aliphant CCCXVIII. Especial San Valentín 2008.

Imaginando

Imaginación: algo tan difícil de definir como de cuantificar. Se sabe cuando falta o cuando es escasa y cuando se tiene demasiada y cuando sobra. Pero nadie a ciencia cierta sabe cuál es la cantidad exacta de imaginación que cada mente debe atesorar y administrar en su interior.

La imaginación, cuando hace acto de presencia, es siempre desbordante, exuberante, brota a raudales huyendo de un cauce que nunca pudo estar seco, porque la imaginación, por mucho que nos pueda sorprender en nuestros estereotipos verbales, nunca ha tenido límites.

Y no hay que usar mucha imaginación para deducir, que este es el tema de la tira de hoy:  Un Paseo por las Nubes.

Aliphant CCCXVII. Un Paseo por las Nubes

Aliphant CCCXVII. Un Paseo por las Nubes.