Manon Lescaut

Con cuatro óperas y dos ballets, la escandalosa obra del benedictino Prévost se convirtió rápidamente -en apenas 200 años- en una fuente inagotable de remakes escénicos, entre los que destacan las versiones de Massenet y Puccini.

Manon Lescaut fue una apuesta de todo o nada para el compositor de Lucca. Tras la tibia acogida de Le Villi y Edgar, Puccini necesitaba un éxito para seguir en la ópera o dedicarse al oficio familiar, que era la música, y lo logró sin duda. La obra de cuatro actos se repartía entre el romance, la comedia, la épica y un dramón final que deshidrataría a todo el reparto de la nueva versión de Spiderman.  Así que había variedad de repertorio para todos los gustos. 

La protagonista víctima de su propia belleza y encanto, porque ella lo vale, deberá sufrir las vicisitudes de vivir sometida a una vida frívola y acomodada en un matrimonio de conveniencia con el anciano Geronte, padeciendo un mortal aburrimiento que forjará su destino al destierro, al que arrastrará a su incondicional amante, el estudiante De Grieux. En Nueva Orleans, un duelo fuera de cámara con el hijo del gobernador provocará que la pareja tenga que poner pies en polvorosa a través de un presunto desierto, que los de la Louisiana desconocen dónde podría ubicarse en plena cuenca del Mississippi.

Presa del cansancio y la sed que atenaza su garganta y sus sentidos, Manon entonará a pleno pulmón una descripción detallada de su condición anímica, desvariando por momentos y mostrándose aterrorizada por la posibilidad de acabar sola sus días en aquella playa tan larga donde nunca se llega al mar ni al chiringuito.

 

Aliphant DXXIII

Aliphant DXXIII Manon Lescaut

Deja un comentario