Fame

Los musicales televisivos de adolescentes autocoreografiados no fueron un invento de HSM (Si se requieren todas las letras, High School Musical, es señal de no estar en esta onda, así como la expresión misma de no estar en una onda).

Alan Parker llevó en 1980 al cine con gran éxito la historia coral de los profesores y estudiantes de una escuela de arte de Nueva York en su película Fame y de aquel largometraje, una vez eliminados los aspectos menos adecuados para el público televisivo de la época, surgió una serie con prácticamente el mismo reparto que la película y una perspectiva más juvenil, argumentos más narrativos y una frase célebre repetida por Debbie Allen que pasaría a la posteridad, aunque no se mantuviera su vigencia. Y es que, en aquella época, también querían la fama, pero la fama costaba. Y había que pagarla.

Aliphant DIII 

 Aliphant DIII. Fama

Deja un comentario